Sabiduría en Poesía

Nunca vivimos en paz.
Nadie pierde…
lo que jamás ha tenido.
La pausa a la virulencia
nos la trajo un enemigo,
invisible a simple vista.
Él encerró los instintos
que volaban libremente
bombardeando los paisajes,
vulnerando la esperanza.
Él colocó en cuarentena
al odio y a la venganza,
a la cólera y la rabia,
a la ira y el desprecio,
al cinismo, al sadismo
y a poderes asesinos.
Y aún así, desde el encierro,
en los espacios virtuales,
explotan los proyectiles.

¿Bastará la cuarentena
para que venga la paz?
Un pueblo por el desierto
caminó cuarenta años,
huyendo de la opresión;
y, ni el fuego, ni la sed,
aplacaron sus instintos
de sembrar esclavitud
y cosechar cruentas guerras.

Aplaudimos el progreso,
pero el corazón del hombre
sigue habitando en cavernas.

El mayor de los maestros
nos puso este desafío:
“Ama a tus enemigos,
y entonces tendrás mi paz”
Este mundo la paz busca
destruyendo al enemigo.
Eso vale para el virus,
pero no para el humano.

El Perdón, dijo el Maestro,
sólo el perdón logrará,
poner fin a las tormentas
que arrasan la humanidad.
Perdonar no es claudicar
en la lucha contra el mal;
es romper esa espiral
que potencia la violencia.
Perdonar…
es esparcir las semillas
de una cultura de paz;
es desarmar a los odios;
es abrir todas las puertas
para que entre la justicia,
sin resquicios en el alma
que den paso a la venganza.

Es tiempo de reflexión.
Esta es la oportunidad
de la reconciliación
con nuestra sagrada esencia
y con todo el universo.
Tiempo de Dios y de Paz.

©TeodoroDelgadoPalacios.




 
 

Cuando todo atribuían a los dioses,
y la vida era explicada con los mitos;
cuando todo se calmaba con los ritos,
nos dio el mar tan atrevidas voces.

A un Tales de Mileto, trajo el mar.
“¡Todo es agua!” Clamó, y con acierto.
“¡Somos agua!” Gritó, y no desierto.
¡Ahora, libres, podremos ya remar!

Precursor es este sabio de la ciencia,
derrumbó: los ritos, mitos, brujerías.
Dio certezas, destruyó palabrerías,
¡Ahora, libre, ya navega la conciencia!

Con las olas también llegan los poetas,
cual tormentas, aniquilan los imperios,
y sus versos van venciendo cautiverios.
¡Cantan libres, no de dioses marionetas!

(Versos de: Teodoro Delgado Palacios)
(Foto: TDP – Galápagos – Ecuador)

Aquel día unieron sus almas hermosas,
tanto lo esperaron, que juntos lloraron.
Uno para el otro, por siempre juraron,
darse amor eterno, e infinitas rosas.

Juntaron sus manos, no había un altar,
temblaban sus labios al decir: te quiero,
si no estás conmigo, de tristeza muero,
más allá del tiempo, ya no habrá pesar.

Por amor al Cielo, Padre usted no diga:
hasta que la muerte los separe un día,
porque, aunque llegue, esa noche fría,
queremos, que eterno, el amor prosiga.

… Sólo se escuchaba el sonido inerte
de los instrumentos que monitoreaban
los signos vitales, de los que se amaban
continuos, y a veces, anunciando muerte.

Vestidos de verde, con sus mascarillas,
pocos invitados brindaban con llanto,
… tristes corazones latían sin canto.
… Los novios besaron pálidas mejillas.

No aparten mi cama – dijo suplicando –
quiero consolarle, y que él me consuele
… estando a su lado la herida no duele,
… juntos esperando y juntos llorando.

El amor sublime, crea una sola alma,
a las pocas horas, unidos murieron,
alzaron el vuelo, felices partieron,
y quedó en la sala, el frío, y la calma.

Este Amor eterno no acabó en el duelo;
la luz apagada se volvió a encender,
hoy y para siempre va a resplandecer,
en los corazones y en el bello Cielo.

TeodoroDelgadoPalacios©
Foto: TDP

Tiempos oscuros tenemos,
la duda nos han sembrado:
Que todo está programado,
que no existe lo que vemos.

Dicen que todo es abismo,
que no sólo no hay colores,
que tampoco existen flores.
Nada, sombras, espejismo.

Que nos auxilie Descartes,
quien definió esta certeza:
Si pienso … tengo cabeza.
Existe el todo y las partes.

¡Claro! “Pienso, luego existo”
Porque existo, pienso, sueño.
De mi existencia soy dueño.
¡Que no es espejismo insisto!

Si al poeta está aplicado:
Diré: “Verso, luego existo”
La existencia reconquisto,
con el verso abanderado.

(Versos de: Teodoro Delgado Palacios)

Un palomo,
que había puesto su morada
en el alto campanario,
y era testigo de todo cuanto
en nuestro pueblo sucedía;
decidió un día
convertirse en escribano
y puso alas a la obra:
Se hincó el pico en el pecho
y arrancó una pluma,
y al amanecer,
cuando un niño betunero,
dormidito,
se estremecía por el frío,
descendió el palomo
al parque de los mil recuerdos;
con sus alas calentó, al menos,
las manitos del pequeño,
y consiguió prestada
una tapita con tinta negralagua.
Con pluma y tinta,
al reverso de una carta de amor
traída por el viento,
comenzó el palomo
la crónica del día:
“Amaneció el amor
fragante, bella flor;
la gente se levanta,
la luz renace y canta”

(Versos de: Teodoro Delgado Palacios)

Girando en estaciones, la vida va, camina;
florece, muere, cambia, jamás será constante,
a veces va en silencio, y a veces crepitante,
un ciclo que comienza, y el otro que termina.

Vienen días oscuros, sin trovas, con fragores,
llegan cual maldiciones, gravados, y vacíos.
Hay ojos que iluminan esos días sombríos,
llegan cual bendiciones, con versos, y con flores.

Pero es así la vida: contento y sufrimiento,
amores, desamores, la calma, paz, la guerra;
laureles y derrotas, todo se lleva el viento.

Mas es así la vida, te da la luz, te entierra;
es tal como el Amor : herida y linimento.
Al que ama, ríe y llora, vivir ya no le aterra.

(Versos de Teodoro Delgado Palacios)
(Foto TDP)

Reviso la historia, lamento, me espanto,
se me encoge el alma, siento la tortura.
El ser inhumano, perdido, en locura,
y vendido al diablo, causó tanto llanto.

Crueles holocaustos, heridas profundas,
crímenes, torturas, muchos genocidios,
las inquisiciones, forzados suicidios;
todo provocado por almas inmundas.

Infierno en el orbe, las temidas guerras,
pugnas que dejaron tantos mutilados,
negocios de muerte, derechos violados,
mafias y ladrones de sueños y tierras.

El ser inhumano no firma armisticio,
cambian los cañones, no los corazones.
Poder y dinero sangran las naciones,
conducen al mundo hacia el precipicio.

Temible, rabioso, violento y voraz,
mamífero ilógico de instinto asesino.
Con interrogante mis versos culmino
¿Podremos un día respirar en paz?

(CosechaTDP)

o visítame en:

Derechos reservados

Proyectos

Proyecto 2020: REUTILIZACIÓN
Campamento para comunicación y formación ambiental.
Centro de acopio y reparación de artículos reutilizables.

Servicios

Elaboración de proyectos

Teodoro Delgado Palacios
Magister en Desarrollo y Medio Ambiente
Estudios de Impacto Ambiental

Contacto

Cuenca, Azuay, Ecuador
Whatsapp: +593 98 1000 911